Close
DOLOMIDINA 500/25 MG 10 COMPRIMIDOS RECUBIERTOS Ver más grande

Dolomidina 500/25 MG 10 Comprimidos Recubiertos


709222

Nuevo

Dolomidina 500/25 MG 10 Comprimidos Recubiertos. Tratamiento sintomático del INSOMNIO y del DOLOR de intensidad leve o moderada ocasionales.

Más detalles

Este producto ya no está disponible

7,28 € I.V.A Inc.

Compartir en Whatsapp

Los clientes que compraron este producto también han comprado:

Otros 30 productos de la misma categoría:

Más información de Dolomidina 500/25 MG 10 Comprimidos Recubiertos

ACCIÓN Y MECANISMO

Asociación de analgésico y antipirético (paracetamol) con antihistamínico H1 con importante acción hipnótica (difenhidramina).

INDICACIONES

- Tratamiento sintomático del INSOMNIO y del DOLOR de intensidad leve o moderada ocasionales.

POSOLOGÍA

- Adultos: 1-2 comprimidos, 20 min antes de acostarse. Dosis máxima 2 comprimidos/24 h. Durante el día pueden administrarse otras formas con paracetamol, distanciando las tomas al menos 4 h, y hasta una dosis máxima diaria de paracetamol de 3 g/24 h.

- Niños y adolescentes < 18 años: * Adolescentes entre 12-18 años: 1 comprimido, 20 min antes de acostarse.

* Niños < 12 años: no se recomienda.

- Ancianos: no se han realizado recomendaciones posológicas específicas.

Duración del tratamiento: evitar tratamientos superiores a 5 días sin recomendación médica.

Olvido de dosis: administrar la siguiente dosis a la hora habitual. No duplicar la siguiente dosis.

INTERACCIONES

En general, no se espera que las interacciones con paracetamol sean graves, debido a su uso puntual. Sólo en aquellos pacientes tratados con dosis altas, especialmente si existen otros factores de riesgo de hepatotoxicidad, o en tratamientos de larga duración es de esperar que las interacciones tengan significancia clínica.

- AINE. El paracetamol se emplea habitualmente en combinación con otros analgésicos, como ibuprofeno, para el tratamiento de procesos febriles en niños No obstante, hay que tener en cuenta que su administración junto con AINE o salicilatos a altas dosis y durante periodos prolongados de tiempo podría incrementar el riesgo de daño renal. Se recomienda por tanto no superar las dosis recomendadas y limitar el tratamiento conjunto al mínimo indispensable.

- Busulfán. Riesgo de toxicidad por busulfán, al reducir el paracetamol los niveles de glutation, sustancia con la que se conjuga el busulfán en su eliminación. Se recomienda evitar la administración de paracetamol, o limitar la exposición en caso de no ser posible, en las 72 h antes y durante el tratamiento con busulfán.

- Fármacos que retrasen el vaciamiento gástrico, como anticolinérgicos o exenatida. Este retraso podría enlentecer la absorción del paracetamol y el inicio del efecto, más que su intensidad.

- Fármacos hepatotóxicos. El paracetamol a altas dosis ejerce un efecto hepatotóxico. Se recomienda evitar su administración conjunta con otros fármacos hepatotóxicos, así como con alcohol.

- Inductores enzimáticos (anticonceptivos orales estrogénicos, barbitúricos, carbamazepina, fenitoína, rifampicina). El paracetamol se metaboliza parcialmente por el citocromo P450, por lo que sus niveles plasmáticos y efectos terapéuticos podrían verse reducidos en caso de administración junto con un fármaco inductor potente del sistema microsomal hepático. Por otra parte, en caso de sobredosis por paracetamol, el inductor podría incrementar la toxicidad hepática como consecuencia de una mayor producción de metabolitos tóxicos generados por este sistema enzimático.

- Inhibidores enzimáticos (imatinib, isoniazida, propranolol). Se han comunicado aumentos de los niveles plasmáticos de paracetamol por fármacos con actividad inhibidora de su metabolismo.

- Inhibidores de la transcriptasa inversa (didanosina, zidovudina). El paracetamol podría potenciar la toxicidad hematológica de zidovudina. Por otra parte, tanto didanosina como zidovudina podrían favorecer la hepatotoxicidad por paracetamol.

- Lamotrigina. Paracetamol podría aumentar el metabolismo de lamotrigina, reduciendo sus efectos terapéuticos. - Resinas de intercambio iónico (colestiramina, colestipol). Posible disminución de la absorción de paracetamol. Distanciar la administración una hora.

- Alcohol etílico. Posible aumento de los efectos sedantes. Se recomienda evitar el consumo de alcohol durante el tratamiento.

- Anticolinérgicos (antiparkinsonianos, antidepresivos tricíclicos, IMAO, neurolépticos). Posible aumento de los efectos anticolinérgicos.

- Sedantes (analgésicos opioides, barbitúricos, benzodiazepinas, antipsicóticos). Posible aumento de la acción hipnótica. Se recomienda extremar las precauciones.

REACCIONES ADVERSAS

* Paracetamol:

- Hepáticas: raras AUMENTO DE TRANSAMINASAS, AUMENTO DE FOSFATASA ALCALINA, HIPERBILIRRUBINEMIA; muy raras HEPATOTOXICIDAD, con ICTERICIA.

- Cardiovasculares: raras HIPOTENSION. - Neurológicas/psicológicas: MAREO, DESORIENTACION, EXCITABILIDAD.

- Genitourinarias: muy raras alteraciones renales como turbidez de orina y trastornos renales.

- Alérgicas: muy raras REACCIONES DE HIPERSENSIBILIDAD, con síntomas desde ERUPCIONES EXANTEMATICAS y URTICARIA a ANAFILAXIA.

- Hematológicas: muy raras TROMBOCITOPENIA, AGRANULOCITOSIS, LEUCOPENIA, NEUTROPENIA, ANEMIA HEMOLITICA, METAHEMOGLOBINEMIA. Podría aumentarse el tiempo de protrombina, si bien no parece significativo.

- Metabólicas: muy raras HIPOGLUCEMIA.

- Analíticas: se han descrito alteraciones analíticas como AUMENTO DE LACTATO DESHIDROGENASA, AUMENTO DE CREATININA SERICA, incremento de los niveles de amoniaco, AUMENTO DE NITROGENO UREICO. Por otra parte, el paracetamol podría interferir con la determinación analítica de ácido úrico y glucosa, así como con la monitorización de teofilina. También puede dar falsos positivos en la determinación del ácido 5-hidroxi-indolacético cuando se emplea nitrosonaftol como reactivo.

- Generales: raras MALESTAR GENERAL.

* Difenhidramina:

- Digestivas. NAUSEAS, VOMITOS, ESTREÑIMIENTO, DIARREA, DOLOR EPIGASTRICO, ANOREXIA, SEQUEDAD DE BOCA. Estos síntomas pueden disminuirse al administrar el antihistamínico con las comidas.

- Neurológicas/psicológicas. Es frecuente la aparición de SOMNOLENCIA, sobre todo al inicio del tratamiento, y que suele disminuir al cabo de 2-3 días. También puede aparecer DESORIENTACION, ATAXIA, MIASTENIA, VERTIGO, ASTENIA, CEFALEA. Excepcionalmente se han observado casos de EXCITABILIDAD paradójica, sobre todo en niños pequeños. Esta hiperexcitabilidad cursa con INSOMNIO, NERVIOSISMO, TEMBLOR, IRRITABILIDAD, EUFORIA, DELIRIO, palpitaciones e incluso CONVULSIONES.

- Respiratoria. En ocasiones se puede producir un aumento de la viscosidad de las secreciones bronquiales, que pueden dificultar la respiración.

- Genitourinarias. Puede aparecer RETENCION URINARIA e IMPOTENCIA SEXUAL por el bloqueo colinérgico.

- Hematológicas. Raramente se han descrito ANEMIA HEMOLITICA, AGRANULOCITOSIS, LEUCOPENIA, TROMBOCITOPENIA o PANCITOPENIA.

- Oculares. Debido a la actividad anticolinérgica podría producirse una GLAUCOMA y TRASTORNOS DE LA VISION como VISION BORROSA o DIPLOPIA.

- Alérgicas/dermatológicas. Pueden aparecer REACCIONES DE HIPERSENSIBILIDAD tras la administración sistémica de antihistamínicos, aunque con una frecuencia menor que si se aplica por vía tópica. También pueden aparecer REACCIONES DE FOTOSENSIBILIDAD tras la exposición intensa a la luz solar, con DERMATITIS, PRURITO, ERUPCIONES EXANTEMATICAS y ERITEMA.

CONSEJOS AL PACIENTE

- No sobrepasar las dosis recomendadas, ni utilizar durante más de 5 días sin que lo recomiende un médico. Suspender el tratamiento en cuanto desaparezcan los síntomas.

- Aquellos pacientes que consuman habitualmente alcohol en cantidades importantes (3 ó más bebidas diarias) deberán limitar las dosis de paracetamol para evitar un daño del hígado.

- En caso de sobredosificación, consultar con un médico y/o farmacéutico, aunque no aparezcan síntomas.

- Puede producir somnolencia. No conducir ni utilizar maquinaria peligrosa mientras se toma este medicamento.

SOBREDOSIS

- Síntomas: El paracetamol puede dar lugar a una intoxicación muy grave y potencialmente mortal. La toxicidad puede empezar a experimentarse a partir de dosis únicas de 6 g en adultos o de 100 mg/kg en niños. Dosis superiores a 20-25 g son potencialmente fatales. Dosis crónicas superiores a 4 g/24 h pueden dar lugar a hepatotoxicidad transitoria. No obstante, los pacientes tratados con otros fármacos hepatotóxicos, inductores enzimáticos o con alcoholismo crónico podrían ser más susceptibles a sus efectos tóxicos, requiriendo menor dosis para producir toxicidad. La hepatotoxicidad puede aparecer a Cp de paracetamol superiores a 120 mcg/ml a las 4 h y 30 mcg/ml a las 12 h. Niveles de 300 mcg/ml a las 4 h de la sobredosificación se han relacionado con fenómenos de hepatotoxicidad en el 90% de los pacientes.

La sobredosificación por paracetamol sigue cuatro etapas clínicas características:

- Fase I: aparece a las pocas horas de la sobredosificación, y hasta las primeras 24 h. Cursa con malestar general, náuseas y vómitos, dolor abdominal, palidez, exceso de sudoración y anorexia. La funcionalidad hepática y los parámetros hepáticos son normales.

- Fase II: se produce en las 24-36 h tras la sobredosificación. Comienzan a aparecer síntomas de daño hepático, como dolor abdominal en el hipocondrio derecho y aumento de los niveles de transaminasas y bilirrubina, y del tiempo de protrombina.

- Fase III: se produce a las 72-96 h tras la sobredosificación, y coincide con el pico de hepatotoxicidad, pudiendo aparecer elevaciones de transaminasas de hasta 10.000 U/l e incluso superiores, aumentos de bilirrubina, glucosa, lactato y fosfato, así como elevación del tiempo de protrombina. El paciente puede presentar encefalopatía y coma. De igual manera en ocasiones se ha notificado necrosis tubular renal y afectación del miocardio. Puede producirse la muerte por insuficiencia hepática fulminante con necrosis hepática.

- Fase IV: se produce a los 7-8 días tras la sobredosificación. Recuperación de aquellos pacientes que hayan sobrevivido a la etapa anterior.

El riesgo de intoxicación grave por paracetamol depende de la vía de administración así como de las condiciones de empleo del fármaco. De tal manera, no es de esperar que se produzcan intoxicaciones graves en caso de sobredosificación con supositorios (sí por ingestión de los mismos, si bien esto no es frecuente), o en caso de inyectables (debido a su empleo hospitalario, con control sanitario, a pesar de que se han producido intoxicaciones graves por confusión de la dosis en cantidad de paracetamol o volumen de la solución inyectable).

No obstante, en ningún caso puede descartarse. La sobredodificación por difenhidramina los síntomas suelen aparecer al cabo de 30 minutos a 2 horas, y suelen ser variables, presentando mayor gravedad en niños y mayores de 65 años.

Se ha descrito, depresión nerviosa moderada, con sedación y apnea, colapso cardiovascular, hiperexcitabilidad con insomnio, alucinaciones, temblores o convulsiones, y síntomas anticolinérgicos como sequedad de boca, visión borrosa y retención urinaria. También puede aparecer fiebre superior a 41.8 ºC.

En los casos más graves, sobre todo en niños, los síntomas podrían agravarse, apareciendo hipotensión, convulsiones, depresión respiratoria, pérdida de la conciencia coma y muerte.

- Tratamiento: en caso de sobredosificación por vía oral de paracetamol, y preferiblemente dentro de las 4 h tras la ingestión, se procederá a aspiración y lavado gástrico, junto con administración de carbón activo, reduciéndose la absorción de paracetamol. La N-acetilcisteína es el antídoto específico para la sobredosificación por paracetamol. La N-acetilcisteína puede emplearse por vía oral en adultos y por vía parenteral en adultos y niños.

- Vía i.v.: la dosis a administrar es de 300 mg/kg, durante un periodo de 20 h y 15 minutos, según la siguiente pauta:

* Adultos: inicialmente 150 mg/kg (equivalente a 0,75 ml/kg de solución acuosa al 20%, con pH 6,5) por vía i.v. lenta o diluida en 200 ml de suero glucosado 5%, durante 15 min. A continuación 50 mg/kg (0,25 ml/kg de solución acuosa al 20%, con pH 6,5) diluidos en 500 ml de suero glucosado 5% en forma de perfusión i.v. durante 4 h.

Finalmente 100 mg/kg (0,50 ml/kg de solución acuosa al 20%, con pH 6,5) diluidos en 1.000 ml de suero glucosado 5% en forma de perfusión i.v. durante 16 h.

* Niños: se administrará la misma pauta, si bien se ajustará el volumen de las soluciones de perfusión a la edad y peso del niño para evitar congestión vascular pulmonar. La eficacia del tratamiento parenteral con N-acetilcisteína es máxima cuando se administra en las 8 h tras la sobredosificación, reduciéndose gradualmente a partir de entonces hasta ser ineficaz a las 15 h.

La administración de N-acetilcisteína podrá suspenderse cuando los niveles plasmáticos de paracetamol sean inferiores a 200 mcg/ml.

- Vía oral (sólo para adultos): inicialmente 140 mg/kg, seguido de 17 dosis de 70 mg/kg/4 h. La dosis debe diluirse en agua, bebidas de cola o zumo de naranja o uva hasta una concentración final del 5%, ya que tiene un sabor desagradable y puede dar lugar a irritación o esclerosamiento.

En caso de vomitarse la dosis en el plazo de 1 h, se repetirá su administración. En caso de ser necesario se administrará diluido en agua a través de una sonda duodenal. Si el paciente experimenta síntomas de hepatotoxicidad se debe monitoriziar la funcionalidad hepática cada 24 h.

El tratamiento de sobredosis por difenhidramina consistirá en las medidas habituales destinadas a favorecer la eliminación del fármaco. Si han transcurrido menos de 3 horas desde la ingesta, se podrán administrar eméticos, tomando las precauciones necesarias para evitar la aspiración, sobre todo en niños y ancianos.

No se recomienda inducir el vómito en individuos comatosos o inconscientes. Si la emesis está contraindicada, se podrá realizar un lavado de estómago y administrar charcoal activado. Se pueden utilizar laxantes salinos como el sulfato de magnesio. Los síntomas de la intoxicación se podrán eliminar con los siguientes fármacos.

- Efectos anticolinérgicos centrales. Fisostigmina intravenosa.

- Convulsiones. Infusión intravenosa lenta de diazepam a dosis de 0.1 mg/kg, en aquellos pacientes que no respondan a la fisostigmina.

- Hipotensión. Administrar noradrenalina, fenilefrina o dopamina, evitando la administración de adrenalina, que puede empeorar la hipotensión.

- Arritmias ventriculares. Propranolol. Si fuera necesario, se podrá recurrir a la intubación y respiración asistida. No se recomienda la utilización de analépticos ya que podrían inducir la aparición de convulsiones.

CONTRAINDICACIONES

- ALERGIA A PARACETAMOL, difenhidramina o a cualquier otro componente del medicamento. - Enfermedad hepática grave y activa.

PRECAUCIONES

- INSUFICIENCIA RENAL. Los pacientes tratados con altas dosis durante largos periodos de tiempo podrían experimentar reacciones adversas renales, por lo que se recomienda vigilar la funcionalidad renal. Los pacientes con insuficiencia renal terminal (CLcr < 10 ml/min) deberán distanciar las tomas al menos 8 h. No se esperan problemas especiales en caso de un uso puntual.

- HEPATOTOXICIDAD. Durante el metabolismo hepático del paracetamol se generan compuestos hepatotóxicos. En general, el paracetamol no debería usarse durante más de 10 días sin recomendación médica, y siempre que persistan los síntomas que motivaron su empleo. Igualmente no se aconseja superar las dosis diarias recomendadas de 4 g en adultos o 60 mg/kg en niños.

Debido a sus efectos hepatotóxicos, y teniendo en cuenta sus indicaciones y la alternativa de otros analgésicos y antipiréticos, por regla general se recomienda evitar su utilización en pacientes con HEPATOPATIA, incluyendo INSUFICIENCIA HEPATICA, HEPATITIS o CIRROSIS HEPATICA, así como en pacientes con otros riesgos de daño hepático, como ALCOHOLISMO CRONICO, HIPOVOLEMIA, DESHIDRATACION o DESNUTRICION con niveles bajos de glutation, o tratados con otros fármacos hepatotóxicos.

- DISCRASIAS SANGUINEAS. Se ha relacionado al paracetamol con alteraciones hematológicas como LEUCOPENIA, AGRANULOCITOSIS o NEUTROPENIA. En caso de tratamientos prolongados podría ser necesario realizar hemogramas periódicos.

- PORFIRIA. Los antihistamínicos H1 se han asociado con la aparición de brotes porfíricos, por lo que no se consideran seguros en estos pacientes.

- Pacientes aquejados de GLAUCOMA, HIPERPLASIA PROSTATICA u OBSTRUCCION DE LA VEJIGA URINARIA, HIPERTENSION ARTERIAL, ARRITMIA CARDIACA, MIASTENIA GRAVE, ULCERA PEPTICA estenosante u OBSTRUCCION INTESTINAL. Debido a los efectos anticolinérgicos de la difenhidramina, se podría producir un agravamiento de estos cuadros, por lo que se recomienda extremar las precauciones y suspender el tratamiento en caso de que se produjese un empeoramiento.

- Enfermedades del árbol respiratorio inferior, como ASMA, ENFISEMA PULMONAR o ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRONICA. Según algunos autores, la difenhidramina podría disminuir el volumen de las secreciones bronquiales, aumentando su viscosidad, debido a sus efectos anticolinérgicos, por lo que podría agravar estos cuadros. Sin embargo, no existen demasiadas evidencias clínicas, a pesar de lo cuál, se recomienda extremar las precauciones en estos pacientes. Por regla general, no se recomienda su utilización en pacientes con crisis asmáticas.

- APENDICITIS. Debido a sus efectos antieméticos, podría interferir con el diagnóstico de la apendicitis. Se recomienda descartar previamente la presencia de apendicitis en pacientes con vómitos de origen desconocido.

- Ototoxicidad. La difenhidramina puede ejercer un efecto beneficioso en caso de vértigos, tinnitus y mareos, por lo que podría enmascarar la ototoxicidad inducida por fármacos ototóxicos como los aminoglucósidos parenterales, carboplatino, cisplatino, cloroquina y eritromicina entre otros.

- REACCIONES DE FOTOSENSIBILIDAD. La difenhidramina podría dar lugar a fenómenos de fotosensibilidad, por lo que se recomienda no tomar el Sol durante el tratamiento, y protegerse mediante filtros solares.

- Temperaturas extremas. Los antihistamínicos H1 podrían agravar el síndrome de agotamiento-deshidratación y el golpe de calor debido a la disminución de la sudoración.

- Determinación de la funcionalidad pancreática. El paracetamol puede interferir en la prueba de la bentiromida, debido a que se metaboliza a arilamina, dando lugar a un falso aumento de ácido para-aminobenzoico. Se recomienda suspender el tratamiento con paracetamol al menos tres días antes de la prueba.

EMBARAZO

Paracetamol atraviesa la barrera placentaria. Los estudios con paracetamol realizados en animales y en seres humanos no han mostrado riesgos para el embarazo ni para el desarrollo embriofetal. No hay datos adecuados sobre el uso de difenhidramina en mujeres embarazadas.

Los estudios realizados en animales son insuficientes por lo que respecta al embarazo. Se desconoce el riesgo potencial para las personas. El uso de antihistamínicos sedantes durante el tercer trimestre del embarazo puede provocar reacciones en el recién nacido o neonato prematuro. Este medicamento no debe utilizarse durante el embarazo sin supervisión médica.

LACTANCIA

La difenhidramina podría inhibir la lactancia debido a sus efectos anticolinérgicos. Además se excreta con la leche materna en pequeñas cantidades, aunque se desconoce si éstas podrían presentar efectos sobre el lactante. Sin embargo, los niños son más sensibles a las reacciones anticolinérgicas, y pueden presentar con mayor frecuencia reacciones paradójicas de hiperexcitabilidad. Se recomienda sevitar la administración de este medicamento.

NIÑOS

No se recomienda su uso en niños (menores de 12 años), debido a que en estos pacientes es más común la aparición de hiperexcitabilidad, no se recomienda su utilización.

ANCIANOS

Los ancianos son más sensibles a los efectos adversos de los antihistamínicos, tales como mareos, sedación, confusión, hipotensión e hiperexcitabilidad, así como a los efectos anticolinérgicos (sequedad de boca, retención urinaria, precipitación de glaucoma). Los antihistamínicos se pueden utilizar en pacientes mayores de 65 años, pero se deben extremar las precauciones. Si los efectos secundarios persisten o son graves, se aconseja suspender el tratamiento.

NORMAS PARA LA CORRECTA ADMINISTRACIÓN

Tragar los comprimidos enteros con ayuda de un vaso de agua. Administración con alimentos: puede tomarse con o sin alimentos.

EFECTOS SOBRE LA CONDUCCIÓN

La difenhidramina puede afectar sustancialmente a la capacidad para conducir y/o manejar maquinaria. Los pacientes deberán evitar manejar maquinaria peligrosa, incluyendo automóviles, hasta que tengan la certeza razonable de que el tratamiento farmacológico no les afecta de forma adversa.

POSOLOGÍA EN INSUFICIENCIA RENAL

- Insuficiencia renal leve (CLcr 60-90 ml/min): no se han realizado recomendaciones posológicas específicas.

- Insuficiencia renal moderada a grave (CLcr < 60 ml/min): 1 comprimido/24 h. Distanciar la toma de otros productos con paracetamol al menos 6-8 h.

POSOLOGÍA EN INSUFICIENCIA HEPÁTICA

La dosis máxima diaria de paracetamol es de 2 g/24 h, y deberían distanciarse las tomas al menos 8 h.

b3.jpg

Categoría de medicamentos sin receta

Políticas de envío

Sobre nosotros

Close